usuario

Alimentación en el transporte de caballos

Comederos Slow Feeder durante transporte

Cuando se trata del transporte de caballos, ya sea para eventos deportivos, traslados a nuevos establos, o simplemente por viajes recreativos, es esencial tener en cuenta una serie de factores para garantizar la salud y bienestar de estos nobles animales. Uno de los aspectos más críticos a considerar es la alimentación.

Antes del Viaje

La preparación de la alimentación de un caballo para el transporte debe comenzar varios días antes de la fecha del viaje. En general, es recomendable reducir la cantidad de concentrado en la dieta del caballo y aumentar la cantidad de forraje. Esto se debe a que los alimentos ricos en fibra, como el heno, pueden ayudar a minimizar el estrés gástrico y estimular la motilidad intestinal.

Algunos caballos pueden experimentar disminución del apetito por el estrés del viaje. En estos casos, es crucial garantizar que el caballo esté bien hidratado y tenga suficiente ingesta de fibra en los días previos al transporte.

Durante el Viaje

Durante el transporte, se recomienda ofrecer agua y hacer uso del comedero slow feeder. La hidratación es vital para evitar el cólico y otras complicaciones de salud. Al igual que con los humanos, el estrés del viaje puede deshidratar a los caballos, por lo que se deben ofrecer descansos para beber aproximadamente cada dos horas.

Alimentar con forraje a los caballos durante el transporte puede ser beneficioso por varias razones. El forraje, especialmente el heno, tiene un efecto calmante y puede ayudar a reducir el estrés del caballo durante el viaje. Además, masticar el heno puede ayudar a producir saliva, que es un amortiguador natural de ácido en el estómago del caballo.

Después del Viaje

Una vez que el caballo ha llegado a su destino, es recomendable permitirle descansar y recuperarse antes de reintroducir una alimentación completa. Es posible que el caballo no tenga apetito inmediatamente después del viaje, por lo que es importante no forzar la alimentación. En su lugar, proporciona agua y pequeñas cantidades de forraje hasta que el caballo recupere su apetito.

En resumen, la alimentación en el transporte de caballos es un asunto delicado que requiere planificación y atención. Asegurarse de que el caballo esté bien hidratado y alimentado con una dieta rica en fibra puede ayudar a minimizar el estrés del viaje y mantener al caballo saludable.

No te olvides de seguiros en nuestras redes sociales:

Síguenos en Instagram.

Visita nuestra página de Facebook.